VII

Habéis desaparecido
como el hijo de la última
bomba atómica

demasiado rápido
demasiado fácil

Siete pasos, siete pasos
cada uno
alejándoos como una leyenda
de antiguas espuelas y de polvo.
Apostados uno frente al otro
ninguno hizo por apartarse,
dos balas
fueron suficientes
para proclamar el vacío.

Yo quedé casquillos
y tiempo
mirando vuestros cuerpos a lo largo
disecciono la piel dura                                           [ECO]
como un horizonte                                                  [mirando vuestros cuerpos a lo largo]
abro planos
en este croquis húmedo
en este callejón de órganos                                  [abro planos]
desparramados
templo una lágrima
sin salida                                                                        [templo una lágrima]
y dibujo en mis ojos la despedida horrible:

arriba una página de piedra,
abajo este libro coagulado
lleno todo de palabras
blancas y delgadas.

                                                                  Y al fin
                                                                       cae

                                                       esta lágrima asesina
                                                             testigo mudo
                                                       que borra el crimen.

Deja un comentario