En serie negra

La novela negra (francés: Noir) o hard-boiled es, como la definió Raymond Chandler en su ensayo El simple arte de matar (1950), la novela del mundo profesional del crimen. Debe su nombre a que originalmente fue publicada en la revista Black Mask de Estados Unidos y en la colección Série Noire de la editorial francesa Gallimard, pero también al carácter oscuro de los ambientes en que transcurre, lejos de las casas señoriales que ambientaban las novelas policiacas típicas de la época.

El término se asocia a un tipo de novela policíaca en la que la resolución del misterio no es el objetivo principal y los argumentos son habitualmente muy violentos; la división entre buenos y malos de los personajes se difumina y la mayor parte de sus protagonistas son individuos derrotados y en decadencia en busca de la verdad o, cuando menos, algún atisbo de ella [Fuente: wikipedia.]

En esta serie busca exáctamente eso. Podríamos decir que es un ejercicio más dentro de sus intentos por buscar su verdad. El poeta como personaje criminal, donde el crimen no es bueno ni malo, solo una resolución de la imposibilidad de llegar a una verdad definitiva sobre el mundo. Derrota, decadencia, oscuridad, etc. parecen convertirse en el lugar común donde el yo poético se encuentra perdido ante la incapacidad de unión o comunicación con el otro [Estaríamos volviendo a ver el gran tema común a todos sus ejercicios, la incapacidad de comunicación, de unión, de crear una sociedad funcional].

Hay ciertas conexiones con sus otros escritos, como dotar al grafismo, incluido los espacios en blanco en significantes con significado, el uso de la rima con conotaciones, los metros como estructuras significativas.