Ciudad del hombre, José María Fonollosa (Lectura)

El libro

Ciudad del hombre-FonollosaUna fuerte sensación de claroscuro me ha dejado Ciudad del hombre. Por un lado, tiene todo lo que busco en un libro de poemas: una visión y estructura global, que aportan significado, unos temas que a veces se adelantan a su tiempo y un estilo ajustado a lo que busca, junto a esos endecasílabos “palo” casi desprovistos de musicalidad, que son exactamente lo que pedía el libro, y unos poemas cuyos temas retratan el espíritu de una Gran Ciudad. Bien. Por otro lado, el libro me abandona en su parte “estilo”. No en la ausencia de musicalidad, sino más bien en la sencillez que despliega, tan excesiva, que me demuestra que el objetivo (por él declarado) de llegar a todo el mundo, de comunicar al mundo su mensaje, no es casi nunca en la escritura creativa, un buen punto de partida. Ni siquiera cuando el objetivo es ser objetivo, no participar: mostrar. Excepto un buen puñado de textos que me quedo, el resto, salvo porque construyen el conjunto, no consiguen individualmente aportarme nada: Son como ese cuerpo excelente, con la inteligencia adecuada, que no consigue hacerme eyacular nunca. Una orgía en la que apenas te mojas. De la que eres un mero observador desnaturalizado. Ni siquiera un voyeur.

Ser “de” la ciudad implica mucho más ritmo (incluidas arritmias), confusión, violencia, etc. (echo de menos la sintaxis como recurso). Ser de la ciudad es ser la ciudad. Y hay mucho de eso conceptualmente (y temáticamente) en esta Ciudad del hombre, pero a mí no me lo transmite. Ni siquiera cuando asesina, mutila o roba: veo la sociedad que retrata. La leo, pero no la vivo, no me transforma, no salpica. Y una ciudad transforma. Afecta. El espacio vital influye siempre. El lugar siempre importa.

En definitiva, no consigue hacerme partícipe de su concepto, por mucho, y es mucho, que lo comparta.

Libro recomendable por su concepción, estructura y ambición; y puesto en perspectiva temporal, por su originalidad y adelanto. Para los amantes de la historia de la literatura, también por el personaje que lo compone y el misterio del hombre que solo leía dos cosas: a Sade y La Vaguardia.

Más sobre Ciudad el hombre y su autor:

ISBN: 9788435010924
Colección: Edhasa Literaria
Tapa dura c/sobrecubierta, 384 páginas – 14,5 x 22,5 cm
Editor literario – Prólogo: José Ángel Cilleruelo
PVP 24€

Selección

 

RAMBLA DE SANTA MÓNICA 4

La ciudad está llena de caminos.
Todos son buenos para escapar de ella.

No importa adónde vaya. En cualquier lado
hay sendas que conducen a otra parte.

El lugar no importa. Es otro sitio
-otro siempre- el objeto de mi viaje.

 

CARRER D´ARAGÓ 1

Os prohibirán un día conocerme,
saber de mí. En prisiones silenciosas
me aislarán con los otros: los malditos
que antes que yo y después hayan expuesto
su verdad sin temor. Sinceramente.

Dirán que soy un insolidario,
asocial, pernicioso a la salud
de la mente oficial de aquel momento.
Que la euforia, el estímulo, el placer
de vivir -lo importante- en mí es hollado.

Pero alguien hallará siempre la llave.
Penetrará en la cárcel que me encierre
y buscará entre sombras mis palabras.
Y reconocerá que hablo de él mismo,
de su fracaso, el mío, el de todos.